Mi primera cita con una chica de Tinder (muy NERVIOSO, pero con final FELIZ)

Si eres un visitante asiduo de este nuestro blog, recordarás la historia de Jorge, aquel chico promedio o del montón de 34 años que después de mucho tiempo pasándolo muy mal con el tema mujeres, decidió asistir a uno de nuestros talleres de seducción, tomar la RED PILL y cambiar su vida.

Como ya te conté, Jorge nos envió un montón de capturas de pantalla en las que nos demostraba que nuestras rutinas para ligar por Tinder funcionaban (puedes verlo aquí) y, además, también nos envió un par de artículos en los que nos contaba cómo ligó con un par de chicas gracias a nuestros consejos.

Hoy voy a compartir contigo el primero de ellos y me gustaría que lo leyeras. En él vas a poder comprobar que a pesar de ser un hombre promedio o del montón, estar muy nervioso y de cometer algunos errores, si en general haces las cosas de la manera correcta y te muestras como un hombre diferente y que sabe hacer que las cosas sucedan, lo normal es que haya final feliz.

Te dejo con él…

La primera cita de Jorge con una chica de Tinder

Era la primera vez que quedaba con una chica que había conocido por Tinder y la verdad que estaba muy nervioso. Recuerdo que iba caminando al lugar donde habíamos quedado y sentía que me temblaban las piernas. Por un momento hasta me entraron ganas de salir corriendo e irme para casa…

Pero me paré y pensé en lo que Carlos y David me dijeron en el taller, y especialmente en una frase que me dijo Carlos… “no tiene sentido tener miedo, es solo una mujer, no un dragón que escupe fuego” (me repetía una y otra vez). Así que me armé de valor y para allá que fui con decisión.

Era mi primera cita, y a pesar de que me había estudiado a fondo todos los pasos que tenía que dar para que ella me deseara y tuviéramos sexo, cometí varios errores que hicieron que la noche no terminara como yo habría querido, aunque te adelanto ya que en la segunda sí hubo final feliz ;)

Sabía que tenía que empezar con el contacto físico lo antes posible, y que nada más conocerla era la oportunidad perfecta de empezar a trabajarlo. Yo había preparado el primer encuentro de tal manera que ella sabía que nada más vernos le iba a dar un fuerte abrazo (truco que me enseñó David), y después sería mi oportunidad para cogerla de la mano o la cintura y dirigirla a donde íbamos a tomar algo. Esa era la idea.

Pues bien, yo llegue allí, le di un fuerte abrazo como ya le había dicho por WhatsApp y cuando la cogí de la cintura, noté que ella también me cogió de la cintura a mí. Todo fue perfecto… a excepción de que, inconscientemente, yo me sentía tan nervioso que enseguida la solté.

Ella también se soltó y por culpa de mi error perdí la oportunidad de hacer contacto físico durante el camino :(

Después de esto, llegamos al bar en el que íbamos a tomar algo, me senté a su lado para poder continuar con el contacto físico mientras hablábamos de nuestras vidas (como siempre me recomendaron Carlos y David) y empezamos a hablar sobre cosas normales (yo seguía muy nervioso, por cierto).

Después de un rato de confort, a pesar de yo estar todavía cagando un poco de vinagre por los nervios, me decidí a sacarme de la manga una de las rutinas que Carlos y David me enseñaron para introducir en la conversación el tema del sexo, a ver qué pasaba.

Me decidí por una rutina que me contó Carlos, la de la compañera de piso, ya que es una rutina que puedo aplicar muy bien, pues realmente por mi trabajo, viajo mucho y he tenido que compartir piso en algunos lugares a los que he ido a trabajar.

Pues bien, lancé mi rutina temeroso, sin saber muy bien que ocurriría y… cual fue mi sorpresa, cuando vi que a ella le encantó que la conversación tomara un giro de 360º, y pasamos de estar hablando de cosas normales, a hablar de nuestras experiencias sexuales… ¡y eso a ella le encantó!

De hecho, ella se sentía mucho más cómoda hablando sobre estos temas que yo.

Tengo que decir que las rutinas que me enseñaron Carlos y David son perfectas. Si las utilizas correctamente, puedes estirarlas y hacer la conversación todo lo sexual que desees.

De hecho, hasta donde tú quieras, a ellas les encanta hablar de sexo y sinceramente, por lo que he visto, las mujeres tienen muchas más fantasías sexuales que nosotros, y si sabes como conectar con ellas, se sentirán muy cómodas hablando contigo sobre lo que les gusta o lo que les gustaría hacer en la cama.

Después de esta primera rutina, nos fuimos a cenar. La verdad que nos sentíamos muy cómodos los dos y yo ya estaba maquinando cómo podría hacer que la cita terminara en mi casa. Y aquí fue donde vino otro de mis errores.

Tuvimos una cena normal, y durante la cena, solo estuvimos hablando sobre cosas normales. No saqué ningún tema de conversación que caldeara el ambiente. Creo que este fue el motivo por el que no ocurrió nada en la primera cita, la cosa se enfrió.

Después de cenar dimos un pequeño paseo y cada uno se fue a su casa. Yo me quedé un poco decepcionado la verdad, pero bueno, era la primera cita que tenía con una chica de Tinder y ya había sido todo un logro. Cometí algunos errores y esto hizo que al final nada sucediera. Ni siquiera la besé.

Lo bueno fue que los dos nos sentimos muy cómodos, así que mientras iba hacia casa, me prometí a mí mismo que si ella me daba otra oportunidad no la iba a desaprovechar.

Y justo después de la cita, nada más llegar a casa ella me escribió. Esto fue genial, tanto que ya en ese mismo momento le propuse una segunda cita y ella aceptó.

Quedamos justo para el día siguiente y la verdad, no tuve que hacer gran cosa. Creo que después de lo bien que lo pasamos juntos la primera vez, ella me tenía también muchas ganas a mí. Fue una cena muy normalita, yo estaba mucho menos nervioso y nada más salir del restaurante, ella se me abalanzó como si no hubiera un mañana y… bueno, pasamos una noche muy linda los dos en mi apartamento.

Mi opinión

No voy a hacer un análisis exhaustivo sobre la cita porque al fin y al cabo, solo sabemos lo que Jorge nos ha contado a través de este relato. Seguramente hubo otros factores que hicieron que la cosa acabara como acabó y de los que él mismo ni se percató. Pero sí me gustaría destacar un par de cosas.

En primer lugar, que a pesar de que él estuvo siempre muy nervioso, al final hubo final feliz. Muchos hombres evitan tener citas por miedo a que ellas noten sus nervios, y siempre se están poniendo excusas a sí mismos pensando que “ya tendrán citas cuando hayan mejorado su confianza”.

Tu confianza solo va a mejorar teniendo citas, así que debes empezar a tenerlas cuanto antes. Si estás nervioso, haz como Jorge e intenta que no se te note, y si se te nota, pues no te preocupes, porque después de unas cuantas veces se empezará a notar menos.

Luego, Jorge dice que cometió varios errores, pero desde mi punto de vista, solo hubo uno que puso en peligro sus opciones, y fue lo de ir a cenar después de que los dos estuvieran hablando sobre sexo.

Si eres seguidor de nuestro blog, ya sabrás que siempre decimos que las cenas son la peor opción para una primera cita. Lo mejor es siempre empezar yendo a tomar algo, hacer que el beso surja lo antes posible y luego, ya después del beso, decidir si vais a otro local, a cenar o ya directamente juntos a tu casa.

Jorge empezó bien, pero sacar el tema del sexo para luego enfriarlo todo yendo a cenar y sin todavía ni siquiera haberla besado, fue un error. Antes de ir a cenar hay que besarse, si no, corres el riesgo de acabar siendo un pagafantas (o un pagacenas) a lo First Dates.

Y sobre todo, el tema del sexo hay que sacarlo antes de ir a casa, no antes de ir a cenar. Eso sí que fue una gran cagada.

Al terminar la noche, Jorge le propuso la segunda cita nada más terminar la primera, lo cual suele ser contraproducente en la mayoría de los casos, pero está claro que esta vez funcionó de maravilla, por lo que no seré yo el que le diga que Jorge cometió un error al hacer esto.

Conclusión

Lo importante es que al final, las cosas son muchísimo más sencillas de lo que podrías imaginarte. Mostrarte como un tío diferente que sabe cómo hacer que las cosas sucedan no es difícil, solo has de saber qué pasos tienes que dar.

Y como has podido observar, no necesitas ser perfecto. Incluso cometiendo errores puede ser que haya final feliz para los dos. Jorge la cagó, sí, pero la chica lo pasó tan bien con él en la primera cita que fue ella misma la que se lanzó en la segunda.

Recuerda, Jorge es el mismo chico que fue rechazado miserablemente cuando intentó hacer daygame (David te lo contó en el anterior artículo que publicamos sobre él), pero haciendo las cosas de la manera correcta, fue ella la que se abalanzó sobre él.

Ya ves cómo puede cambiar tu vida si te centras en hacer lo que tienes que hacer.

Si tú eres un hombre promedio o del montón como Jorge o como yo y quieres conseguir estos mismos resultados, estás de suerte, porque acabo de publicar un libro en el que te explico cómo conseguirlo.

Y por supuesto, nos encantará que cuando lo consigas, nos envíes un relato parecido al de Jorge.

Carlos Montoro
Autor del libro Cómo ser un hombre de ESTATUS

¡Un momento! ¿Cómo has llegado hasta aquí?.. No deberías estar leyendo esto...

… porque si lo estás haciendo, significa que estás leyendo mi contenido directamente desde la web… y no desde tu email, donde debería ser.

Créeme, lo que has visto aquí no es nada. Mi mejor contenido lo guardo solo para mi lista de suscriptores. 

3 veces a la semana envío consejos y reflexiones sobre cómo ligar en España. Y cada día que estás fuera, es un día que te lo estás perdiendo.

¿Te apetece probar?
Te apuntas aquí abajo con un click.

¿Que lo pruebas y no te gusta?
Te das de baja con otro.

29 comentarios en «Mi primera cita con una chica de Tinder (muy NERVIOSO, pero con final FELIZ)»

  1. Jorge ha demostrado lo que decís constantemente, que si haces las cosas bien pueden pasar cositas.

    Esta claro que si hubiese seguido apostando por el Daygame al final nada de nada.

    Me alegra mucho por él, estos casos de éxito son una motivación.

    Responder
    • Sí Ignacio, a nosotros no hay nada que nos alegre más que leer historias como esta.

      Sobre todo de hombres que intentaron varias cosas, que lo pasaron mal y que al final, centrándose en lo que tenían que centrarse, encontraron su camino.

      Enhorabuena a Jorge y desde aquí le doy las gracias por todo el material que nos envió.

      Responder
  2. En definitiva el miedo es nuestro peor enemigo!! ¿y que es lo que hay que hacer con nuestros enemigos? tenerlos bien cerca, y mientras más mejor…así que hay aceptar nuestros miedos para luego aprender a vivir con ellos en el momento en el que aparezcan y así seguir adelante.

    Este chico ha tenido miedo y al final lo ha superado, aunque le haya hecho cometer un par de errores, pero haberse enfrentado a sus miedos es el mayor éxito, enhorabuena!!

    Responder
    • Sí Fred, pero yo matizaría…

      Hay que enfrentarse a los miedos de uno, en eso no hay discusión.

      Pero también has de saber que lo estás haciendo de la manera correcta.

      Y digo esto porque Jorge también se enfrentó a sus miedos cuando realizó el taller de daygame. Sin embargo, aquella experiencia solo le sirvió para estar todavía más hundido.

      Entonces, antes de hacer nada, lo primero es informarse bien :)

      Responder
  3. Bien Carlos!!!

    El hecho de querer ayudar a Jorge en realidad habla maravillas de tu calidad humana. No te quedas simplemente en el ser un lider a admirar o alguien a tomar como modelo de comportamiento.

    El comprometerte con Jorge y ayudarlo de forma personalizada, estoy seguro resultará muy efectivo y será fructífero para ambos a largo plazo.

    Un abrazo y seguramente la historia de Jorge (que ya leí en el anterior artículo) nos conmovió, porque en lo personal, me identifico con él, yo era idéntico a los 18 años.

    Y a Justino ESTAMOS CONTIGO.

    Responder
    • Hola Miguelito, aquí hay que decirlo todo.

      Jorge confió en nosotros y apoyó nuestro proyecto con el hecho de asistir a uno de nuestros talleres. Por eso, lo menos que podemos hacer David y yo es tratar de poner todo lo que esté en nuestras manos para que él consiga su objetivo.

      Aquí todos nos ayudamos.

      Responder
  4. Hola Carlos Montero, soy un novato que os lee, la verdad muy novato diría yo, es increíble leer y ver en lo que personas como tú y David son hoy en día, mi meta principal es ser un “mujeriego” no por el hecho de serlo y nada más, para mi es más que eso, es una gran meta y mi mayor sueño, estoy leyendo “LA VERDAD” pero aun tengo mucho miedo y una sensación a funcionara o no?

    Responder
    • Hola Manu, a mí personalmente no me gusta mucho la palabra «mujeriego», pero si a lo que te refieres es a que todos nos merecemos poder vivir una sexualidad libre si así lo deseamos, estoy de acuerdo.

      Te invito a que te pases por el resto de artículos de este blog, porque vas a aprender muchísimos, tanto sobre cosas que debes hacer como cosas que no deberías hacer (lo cual también es muy importante).

      Responder
  5. Buenas Carlos.

    Estoy de acuerdo en que si eres un hombre promedio/montón tienes que currártelo y comportarte como tal. Aunque creo que esto no es suficiente en la mayoría de los casos, te cuento:

    Llevo varios meses en Tinder, he conocido a muchas chicas. Por chat estaban muy receptivas hasta… pasada la primera cita. Y no lo entiendo, las llevaba a un parque, la hacía reír sacando temas variados, luego pasaba al contacto físico y después nos comíamos a besos hasta que luego no quieren seguir conociéndome, diciéndome el típico »no quiero nada con nadie, no es nada personal» o el »tengo problemas personales».

    No voy a negar que alguna vez pueda sonar la flauta (me pasó con una que estaba en mi ciudad de Erasmus) o como en el caso de Jorge. Pero estoy convencidísimo que si no le entras por los ojos, tu actitud o lo interesante que puedas ser, va a servir de poco.

    Mi conclusión es que siempre ha habido una característica que ha servido a las mujeres para decantarse por un hombre: en la prehistoria buscaban el hombre con mas fuerza que las protegiese, en la edad media y moderna lo era la clase social (para mantenerlas económicamente) y en la actualidad es el físico (promovido por las redes sociales, medios de comunicación, la independencia de la mujer…). Y si el físico no es tu punto fuerte, vas a tener que sufrir muchos rechazos hasta encontrar a alguien menos superficial (que está difícil, no imposible) Y en este caso el comportamiento y consejos que aportáis pueden servirnos de salvavidas.

    No obstante, se agradecen estos artículos, me llenan de esperanza para seguir trabajando sobre mí mismo y a seguir teniendo citas pese a los resultados. Hay que tener paciencia, un saludo Carlos!

    Responder
    • Hola Marc, voy a comentarte algunas cosas…

      – Eso de la primera cita en un parque, no lo termino de ver. Y entiendo que serás un chico joven, pero aun así, no lo veo nada claro.

      – La mayoría (por no decir todos) los hombres que nos piden ayuda porque no consiguen resultados en App’s para ligar online son hombres que no son capaces de conseguir casi conversaciones, y mucho menos citas, y esto se debe, obviamente a su aspecto físico.

      Pero una vez mejoramos sus fotos al máximo y las conversaciones empiezan a llegar, también empiezan a tener citas y una vez llegados a ese punto, haciendo las cosas de la manera correcta, el porcentaje de éxito en las citas se vuelve altísimo.

      Sin embargo, tu caso es muy extraño y según dices, no tiene nada que ver con esto. Dices que sí consigues citas, que incluso os coméis a besos, pero que luego la cosa nunca va más allá…

      Pues necesitaríamos una conversación cara a cara para saber qué es exactamente lo que impide que la cosa prospere, pero viendo hasta donde eres capaz de llegar, yo veo muy claro que tu problema no es tu aspecto.

      Responder
      • Lo de la cita al parque es lo más tipico, sentarse en un banco y hablar. Almenos en mi entorno.
        Puede que no me rechazen por el fisico, sino porque ha aparecido otro chico que les ha llamado más la atención y me han descartado.
        Y creo que esto es lo más normal, las chicas de mi edad (18-21 años) tienen el VMS más alto y teniendo tinder… La competencia se hace muy dura, y puede pasar que de repente le guste más otro y te deje plantado sin tu poder hacer nada.

        Responder
        • Bueno, yo en primer lugar, probaría a ir a tomar algo a algún local chulo (y no necesariamente caro).

          Y sigo pensando que si llegas a besarlas y luego desaparecen, el problema no es que haya chicos más guapos.

          Habría que investigar.

          Responder
  6. Muy bueno el blog,

    ¿podrías recomendar sitios en Madrid para hacer citas de tomar algo, cena y hotel o sitio por el centro para tener sexo?

    Responder
    • Para tomar algo:

      Areia chill out, Colors o Dreams (estos dos últimos están muy cerca)

      Para cenar:

      Mercado San Miguel, Mercado San Antón, el otro mercado que está en la calle Fuencarral, el Gourmet de El Corte Inglés, Platea… Como ves, todos son lugares en los que podéis probar varias experiencias y NO es necesario que te sientes frente a ella para cenar.

      Para tener sexo:

      Luxtal

      Responder
      • Colors y dreams, más que muy cerca, es que están el uno al lado del otro. Por cierto, aquí siempre que he ido con un chaval que es mi amigo nos han puesto en sillas. Supongo que si vas con una chica ellos mismos te ponen en los sofás no? Porque sería lo ideal.

        Para mí es la mejor idea para una primera cita después de una vuelta por el retiro.
        Voy a aprovechar también para preguntar la última duda, que es: Siempre las citas las hacéis al atardecer, ¿no? Porque suelen estar más receptivas así. Pero el día de la semana también influye? Es decir, es mejor de domingo a jueves que en un viernes o sábado en el cual puede quedar con sus amigas no?

        Responder
        • Proponerle una cita el viernes o sábado tarde/noche puede darle la impresión de que no tienes planes esos días o que los estás dejando de lado por ella… lo cual, si no eres muy guaperas, no es una sensación muy alfa (y si eres guapo da igual, porque en ese caso, todo es correcto).

          Pero si le preguntas cuando está disponible y ella te dice que el viernes a las 20.00h, no vas a ser tú el que rechace esa cita, ¿verdad?

          Responder
          • Ahora me has dado pie a una última pregunta y ya no pregunto más jeje.
            Si ella me propone quedar un viernes a las 20:00 y yo le dijera que ese día no me viene bien (ya sea verdad o mentira) para que vea que tengo una vida social activa… sería algo productivo ya que te ve como un alfa con vida y no necesitado capaz de rechazar un día a una chica??, o en este caso al tener 4 billones de mensajes al abrir el iPhone sería una cagada??… Es interesante esta pregunta

          • Pues a ver, si ese día ya tienes planes, vas a tener que rechazar la propuesta, obviamente. Pero una cita a las 20.00h de cualquier día es una oportunidad perfecta para hacer que las cosas sucedan, por lo que rechazar para hacer ver que tienes una vida social activa, me parece una gran cagada.

            Otra cosa es que ella te diga que tiene un ratito libre a las 11.00 de la mañana para tomar un café. Ahí tienes que rechazar sí o sí. En 15 minutos a media mañana, muy guapo tienes que ser para que el encuentro te aporte algo positivo (o no arruine tus posibilidades).

  7. Brutal!!! Grande ese Jorge!!! Otro puto ídolo que tengo ya. Madre mía, a veces en ciertas situaciones con qué facilidad pueden ocurrir las cosas, me deja con la boca abierta. Un chico que se considera promedio bajo tiene una cita, va acojonado y temblando, y tiene algún que otro error como el de no darle un beso a la primera cita (que yo le he considerado gravísimo) o el de proponer una segunda cita tan pronto (otro por el cual te puede mandar a la mierda pero bien mandado) y la tía no solo le quiere volver a ver sino que es ella la que se lanza!!! Brutal!!!!!!!!

    Que flipante también lo de que si lo haces correctamente la tía disfrute hablando de fantasías de sexo… yo siempre he pensado que si sacas ese tema la tía se iba a enfadar y te iba a mandar a la mierda por asqueroso y por eso nunca lo he hecho en mi vida con ninguna. Yo siempre ando pensando en plan que si hago tal me voy con una orden de alejamiento de la cita y cosas así. xD.

    Este artículo me viene de lujo porque en muy muy poco tendré un tinder, pero sí que pienso que cuando tenga la primera cita voy a estar tan nervioso que no sé si conseguiré nada. Porque me tiemblan las manos que flipas en esos casos. No estoy muy seguro de si a mí me dará la oportunidad porque se me corta demasiado la voz y me tiemblan las manos que si lo nota va a ser una cagada buena. Pero estoy de acuerdo con lo que decís, de que la única manera de perder el miedo es teniendo citas. Alomejor necesitaré primero 5 citas solo de calentamiento hasta que de con la que acabe bien, pero es lo que hay. De todas maneras, os digo que yo siempre voy a dar el beso en la primera cita pase lo que tenga que pasar.

    Y nada, tengo 3 preguntas:

    1- Lo de coger de la cintura… osea, tienes que agarrarla de la cintura o incluso cogerla de la mano desde el minuto 0 después del abrazo inicial y ya llevarla así hasta el lugar donde tomes algo?

    2- Darla un beso en la primera cita y despedirse de ella con un «nos vemos» y esperarse mínimo unos días para volver a hablarla y no proponerle nada hasta que ella lo comente… sería lo ideal ¿no?

    3- No hay que llevarla a cenar en la primera cita no? Yo había pensado quedar en un sitio como el retiro y estar por allí y luego ir a un local de esos del centro que tienen cachimbas y tal con poca luz, que es lo ideal, y allí darle muchos besitos (si no me denuncia por acoso xD)

    4- Entonces el tema del sexo no se saca hasta el momento en el que estés en el sitio donde vayas a tomar algo no? Al principio hablas de tus cosas y le añades el toque de blockbuster con 0% preguntas lógicas y luego ya que surja no?

    Podría seguir y haceros 400, pero respeto vuestro tiempo por supuesto. Y con una mínima ayudita yo voy tirando por mi cuenta. Gracias por cierto por hablar bien de mi cara, ahora casi todo el mundo habla bien de mi cara, a ver si esta y el perfume me ayudan a conseguir el besito lo antes posible. Puede que incluso meta boquita a los 30 minutos de conocernos en el parque, pero empezaré con chicas poco atractivas porque si no me voy a cagar encima del miedo tanto que prefiero quedar en la cita con un dragón.

    Responder
    • 1- De la mano es quizás demasiado. Pero el truquillo de David (que no está explicado del todo en el artículo) de empezar con un abrazo, da pie a ir cogidos de alguna manera hacia el local. Empezar con contacto físico es muy importante.

      2- NO. Lo ideal es besarla en la primera cita (y tener sexo si ella está abierta a ello), pero no esperar a besarla hasta el final como hacen los chicos buenos. A los 30 minutos de estar tomando algo ya puedes (o incluso nada más llegar si ella te mira con cara de verte muy guapo).

      Luego te despides con un «nos vemos» y 24 horas más tarde vuelves a escribir para proponer la segunda. En la era de las app’s para ligar online, si dejas pasar unos días, ella ya tendrá 258 matches nuevos en Tinder y cuando quieras retomar las cosas, ya ni se acordará de ti.

      3- A cenar puedes ir, pero solo después del beso en el primer local. Si vais a cenar antes del beso y no eres un guaperas, harás un First Dates (o sea, te verá solo como amigo y si encima eres mu tonto, te ofrecerás a pagar la parte de ella pensando que eso hará que ella quiera devolverte el favor de alguna manera).

      4- De sexo puedes hablar cuando quieras, pero nunca antes de cenar. En la cena la cosa se enfría, y luego volver a sacar el tema del sexo… como que será más forzado (y ya habrás gastado las mejores rutinas antes de la cena).

      Responder
      • Yo la pregunta 3 te la decía por si era necesario porque he visto algunos comentarios de chicos que las llevaban a cenar, pero vamos, yo por mi parte estás que voy a ir a cenar. Tengo pensado gastar como mucho 5 euros en las citas que haga, que es lo que vale el Dreams, así que… jajaja. No pienso gastar más ni de coña. Sobre todo porque tú imagínate que resulta que tengo 100 citas. Como para ir en todas a un luxtal de esos. XD.

        Y por cierto, lo de dar un beso nada más empezar me parece brutal! Que gran idea has tenido. Así desde el minuto 0 ya haces el trabajo. Si le mola te has ahorrado muchas cosas y si no quiere también te has ahorrado mucho, incluido 5 euros. Ya veré a ver que hago, si el caso es experimentar.

        Por cierto, una cosa. ¿Cuando haya hecho mi primera cita podría haceros un artículo de cómo ha sido? Me encantaría la verdad.

        Responder
  8. nunca me pierdo de sus artículos, gracias Jorge por tu relato, y gracias Carlos & David por esta pagina, que tendrá un futuro grandioso

    Responder
  9. Buenas tardes chicos,

    El famoso Daygame, destino a aquel selecto grupo de intrépidos guaperas que saben hacer que las cosas sucedan… xD

    Debo felicitar a vuestro amigo por lograr una cita en Tinder, puesto que no sé lo que es eso xP. Pero sobre todo, por no cagarse en los pantalones y lograr que la cita fuese un éxito, a pesar de que intuyo que la tía estaba muy interesada y muestra de ello, es que nada más llegar a casa, fue ella misma la que le escribió y en la segunda cita le abrazó de repente, claro indicador de una gran predisposición por su parte a ser seducida.

    Personalmente me funciona mejor Badoo o Meetic, pero está claro que haciendo las cosas bien, tarde o temprano se empiezan a ver resultados.

    Por cierto Carlos y David, qué opinais del cada vez más creciente número de chicas sin foto de perfil en Meetic y que al pedirles que te envíen una foto te dan largas constantemente? A mi personalmente, tras pedirle por segunda vez la foto, si me da largas, no pierdo más el tiempo porque creo que se están riendo a mi costa.

    Gracias por vuestros artículos chicos.

    Responder
    • Bueno Mikel, en primer lugar, decirte que cuando eres un guaperas casi que son ellas las que hacen que las cosas sucedan xD.

      Sobre el tema de las chicas sin foto, es complicado.

      Yo la verdad es que ya hace mucho que no hablo con chicas sin foto, pero hubo una que me gustó mucho lo que me contó (sobre sus gustos sexuales) y también me gustó mucho su descripción. Al final quedé con ella y fue de las chicas más atractivas que he conocido en mi vida.

      ¿El motivo por el que no ponía foto en su perfil? Tenía novio, al cual no quería dejar. Pero tenía gustos sexuales que no podía compartir con él.

      Y todo eso ya me lo contó en persona.

      Así que lo dicho, nunca sabes qué hay detrás de un perfil sin foto. Quizás haya algo que pudiera ser interesante.

      Responder
    • Sí, porque si te sientas a su lado vas a poder avanzar con el contacto físico y vas a poder llegar hasta el beso. Si te sientas enfrente la distancia no te permite avanzar.

      Responder

Deja un comentario