“Puse un cebo a un guaperas para que me violara, ¡Y funcionó! :)”- (Hablamos de la fantasía de la VIOLACIÓN)



Hablar de que hay lugares en el mundo en los que la mayoría de mujeres han fantaseado alguna vez con ser forzadas o violadas no va en contra de las normas impuestas por la dictadura de la corrección política. Si haces una búsqueda en Google, verás que hay portales web postmodernos y diarios de fake news hablando sobre el tema.

Lo que sí que va en contra del postmodernismo es hablar abiertamente de por qué tantas mujeres tienen este tipo de fantasías. 

El postmodernismo le echan la culpa a los mismos de siempre, sin novedad, para seguir alimentando la guerra de sexos, como vienen haciendo desde hace años. Pero como siempre, mienten.

En este artículo voy a compartir contigo la historia de una chica que ideó un plan para ponerle un cebo a un guaperas para que éste la violara, y así poder hacer realidad su fantasía. Ella misma te contará cómo lo hizo. También compartiré contigo un foro en el que cientos de chicas se aconsejan cebos para conseguir ser violadas por un guaperas, para que puedas investigar por tu cuenta.

Y luego hablaremos abiertamente de cuáles son los motivos por las que las mujeres pueden tener este tipo de fantasías y, te lo adelanto ya… NO, las mujeres realmente NO fantasean con ser violadas ni forzadas. No es exactamente sobre esto de lo que va esta fantasía.  Y aunque todo el mundo ya lo sepa, es necesario recordar que NUNCA deberías hacer NADA parecido a esto.

El motivo por el que las mujeres tienen este tipo de fantasías realmente es otro, y también te lo cuento en este artículo.

Una vez hecha la introducción, empezamos…

Este contenido está disponible únicamente para los miembros de CRP PREMIUM. Si ya eres miembro, puedes identificarte desde aquí, o si todavía no lo eres, puedes hacerte miembro desde aquí.


¡Un saludo!
Carlos Montoro

Top 3 artículos recomendados

Cómo ligar con chicas españolas

Descarga Gratis LA VERDAD: Por qué parece tan complicado ligar con mujeres españolas (y por qué realmente NO lo es)