Hombre de ESTATUS viviendo (y follando) en casa de sus padres ¿Puede ser?

En el artículo de hoy vas a poder leer una historia que hacía tiempo que quería compartir contigo, porque creo que ilustra a la perfección el concepto de HOMBRE DE ESTATUS. Sin embargo, hasta ahora no me había atrevido a contarla por eso de que hoy en día está muy mal visto que un tío cuente que ha follado (y más si este no es guapo).

Pero acabo de meterme en la comunidad online de mujeres más grande de España y solo mirando el artículo más reciente, resulta que trata de una mujer que dice tener treinta y tantos años y mucho sobrepeso, que ligó con un guaperas en Tinder, que quedó con él directamente para follar y que la cosa en la cama no salió como esperaba.

Y el artículo continúa con risas y burlas hacia el pobre chaval anónimo, que espero que nunca acabe leyendo ese artículo.

Después de ver esto me he dado cuenta de que quizás nos estemos conteniendo demasiado y hoy voy a contar que tuve sexo, aunque eso no será lo importante de la historia. Eso sí, que sepas que yo nunca faltaré al respeto a ninguna de las chicas con las que he estado, ni en este artículo ni en ningún otro.

Conociendo a Marta en Tinder

Antes de empezar, tengo que reconocer que el título del artículo es un poco tramposo. Yo hace ya nueve años que no vivo en casa de mis padres, pero cuando voy a su ciudad a visitarles, siempre me quedo en su casa y duermo en mi antigua habitación, la cual sigue con la misma decoración que el día en el que me fui.

Todo esto ocurrió a principios de 2016, yo en aquel entonces tenía ya casi 33 años y fui de visita a ver a mi familia. Normalmente mis visitas solían ser de un par de días y solo un par de veces al año, pero aquella vez, por motivos que no vienen al caso, me quedé unos diez días.

Con tantos días por delante, para mí era casi inevitable usar el Tinder y ver qué se cocía por allí, y nada más llegar tuve un match con una chica de 19 años que me encantó, vamos a llamarla Marta.

Intenté llamar su atención a través de la conversación y la cosa fue bien, tanto que decidí arriesgar y sacar el tema del sexo.

Aquí podían haber pasado dos cosas, que ella ya sintiera la suficiente curiosidad/atracción hacia mí y que, por lo tanto, me siguiera el rollo o, por el contrario, que todavía no estuviera segura de tener interés en mí y que al verme sacar el tema del sexo yo le pareciera un baboso asqueroso.

Hubo suerte, estuvimos hablando sobre sexo durante unos minutos y en el mejor momento de la conversación corté y le dije que iba a ser mucho más interesante continuar con aquella conversación mientras nos tomábamos unas cervezas. Ella aceptó y quedamos la noche siguiente en el centro de la ciudad.

La primera cita (aparece el hombre de estatus)

Después de haber hablado de sexo y de haber comprobado que tenía toda la pinta de que sexualmente íbamos a ser muy compatibles, sabía que las opciones de que nos gustáramos en persona eran altas, así que por si las moscas, empecé a preparar la logística.

Por las noches mis padres están en casa, así que era obligatorio buscar otro lugar para nuestro posible encuentro. Los hoteles para esa misma noche estaban a 80€ el más barato y la verdad, no quería pagar tanto. Al final di con un anuncio en el que se ofrecía una habitación por 20€ dos horas, lo cual me pareció aceptable, así que apunté el teléfono y acudí a la cita.

Sobre la cita no voy a darte muchos detalles, solo que me vestí como un hombre de estatus (como siempre), hice todo lo que hay que hacer para que a su primera impresión sobre mí fuera que soy un hombre de estatus y por supuesto, me comporté como un hombre de estatus (también como siempre).

Toda esta información la tienes en nuestro nuevo libro Cómo ser un HOMBRE DE ESTATUS.

Y todo salió bien. Recuerdo perfectamente algo que me dijo tras unos minutos de iniciar la cita, y que otras dos chicas diferentes también me repitieron en nuestras primeras citas más adelante:

¿Sabes? Me recuerdas un montón a Leonardo di Caprio en El lobo de Wall Street…”.

Y si me conoces de nuestro proyecto anterior, ya sabes que físicamente no me parezco en absoluto a Di Caprio, ojalá. En realidad, yo diría que físicamente me parezco más Johnna Hill (su colega gordaco en la película), pero en versión delgado.

Sin embargo, hay algo en lo que quizás sí nos parecemos, y es en la actitud. Si has visto la película lo recordarás, el personaje de Di Caprio es un claro ejemplo de lo que sería un hombre de elevado estatus social.

Y a lo que me refiero con esto no es al tema del dinero, sino a su ACTITUD y COMPORTAMIENTO.

¿Cómo hacer que las cosas sucedan en un caso así?

Después de aquel comentario yo ya tenía muy claro que las cosas iban bien, así que volví a sacar el tema del sexo y empezamos a hablar sobre nuestros gustos y preferencias abiertamente. Era una chica que, a pesar de tener 19 años, ya había tenido muchas experiencias.

Pero para qué mentir, casi todas las chicas de esa edad que he conocido en los últimos años tienen mucha más experiencia que cualquier hombre promedio de 25 o 35 años.

La cosa se iba poniendo cada vez más caliente, pero había un problema, estábamos tomando unas cervezas en un bar en el que nos habían sentado uno enfrente del otro. El contacto físico era imposible y, por lo tanto, el beso no podía surgir entre nosotros.

Mis primera opción era proponer un cambio de local, pero claro, yo no sabía adónde ir, no me conocía los garitos de la zona. Además, se hacía tarde y ella quizás se tendría que ir pronto. Y la otra opción era proponer abiertamente ir a aquella habitación por horas a disfrutar juntos del sexo.

Opté por la segunda opción y cuando le pregunté si le apetecía que fuéramos a un “hotel” a hacer todas aquellas fantasías realidad… ella dudó.

Y dudó de verdad, porque es que ni siquiera nos habíamos besado.

Entonces, hice lo que David y yo te explicamos en detalle en el comportamiento número 7 de nuestro nuevo libro. El que es considerado para muchos autores norteamericanos como el rasgo más atractivo que un hombre pueda mostrar a una mujer en una primera cita…

Y funcionó. Ella cogió mi mano, salimos del bar, nos besamos y de camino a la habitación llamé por teléfono para reservar un par de horitas.

La habitación a la que fuimos a follar era un cuadro

Yo le dije que era un hotel, porque la verdad, pensaba que aquello sería lo más parecido a un hotel barato. Pero al llamar a la puerta, ésta se abrió sin que pudiéramos ver a nadie, nosotros nos metimos y cuando ya estábamos dentro, pudimos ver a la persona que nos había abierto… una prostituta en lencería.

Nos preguntó si queríamos follar con ella y le dijimos que no, que estábamos allí por el anuncio de la habitación. Ella muy amablemente nos acompañó hasta ella, nos dió sábanas y toallas limpias y condones, y nos dijo que si necesitábamos algo, que estaba por allí. Se fue y cerró la puerta al salir.

La habitación era algo parecido a esto o mucho peor…

La habitación estaba casi a oscuras, iluminada únicamente por unas luces de neón que daban un ambiente… muy extraño. Recuerdo que Marta me miró y con una sonrisa me dijo “me siento como si estuviéramos en una peli de Tarantino :P…”.

Bueno, al menos estaba claro que no se le había cortado el rollo (y que tenía muy buen gusto para el cine).

Aquí sí que me vas a permitir que no dé muchos detalles, solo te diré que el sexo fue increíble. Los dos disfrutamos como hacía tiempo que no lo hacíamos, tanto que a las dos horas todavía estábamos ahí dale que te pego (habíamos tenido descansos, eso sí), y la prostituta tuvo que venir a tocarnos a la puerta y avisarnos de que se nos había pasado el tiempo.

Se nos había pasado volando.

A los dos días fuimos a casa de mis padres

Yo lo tengo claro, cuando lo paso así de bien en una primera cita siempre quiero repetir, así que al día siguiente le volví a escribir y ella también lo tenía claro, así que le propuse quedar. No obstante, esta vez le dije de quedar por la tarde, ya que la casa de mis padres estaba libre.

Quedamos en el barrio y juntos fuimos para allá.

Para que te hagas una idea, mis padres viven en un piso antiguo y muy modesto, en un barrio también muy modesto. Todo lo contrario a lo que podríamos llamar elevado estatus social.

Pero el colmo era mi habitación, todavía decorada como la de un adolescente, con mis videojuegos, la super nintendo encima de la mesa enchufada a la tele de tubo (me dió por los juegos retro en mis años de universidad), y los posters de la NBA que colgué en 1995.

Allí estaban Charles Barkley con la camiseta de los Phoenix Suns, Los Orlando Magic de Shaq y Penny o Michael Jordan con su camiseta con el número 45…

Y tú te preguntarás, por qué mi habitación seguía así, y ya te lo he dicho, nada más terminar la universidad me largué a vivir a Madrid, y mi habitación de nuncafollista se quedó tal cual. Dormía allí cuatro noches al año cuando iba de visita, así que no valía la pena perder tiempo en arreglarla.

Tuvimos sexo en aquel cuadro de habitación y fue tan genial o incluso más que la primera vez. Y durante la semana repetimos unas cuantas veces más, hasta que me tuve que ir a Madrid, y en ningún momento a Marta le importó que lo hiciéramos en aquel lugar, porque para ella lo importante no era ni mi aspecto físico ni el dinero, era cómo se sentía cuando estaba conmigo.

Conclusión

La conclusión es clara, ser un hombre de elevado estatus social no tiene por qué significar necesariamente ser millonario o famoso. Ser un hombre de elevado estatus social también es ACTITUD y COMPORTAMIENTO.

Y sí, es cierto que quizás Marta el día en el que nos conocimos pensara que yo era un tío de pasta, y es que los tíos de pasta casi siempre se comportan como hombres de elevado estatus social.

Por lo que, entre un tío de pasta y yo, no hay diferencias apreciables a primera vista (a no ser que el tío de pasta saque la billetera o las llaves del Ferrari, claro).

Pero que quede claro que yo en ningún momento mentí, lo único que le dije sobre mi trabajo fue que curraba en marketing online. No insinué en ningún momento que estuviera forrado. Y sí, le hablé sobre algunos viajes que había hecho. Pero viajar por Europa hoy en día es muy barato. Todos podemos hacerlo.

Lo que hice, insisto, fue comportarme como un HOMBRE DE ESTATUS.

Y para que no haya dudas, te recuerdo que esto no tiene nada que ver con mentir o fingir ser alguien que no eres, sino que tiene que ver con realizar una serie de cambios en tu vida y tu comportamiento que, una vez asimilados, harán que las mujeres te perciban como un hombre de elevado estatus social.

Yo siempre soy yo mismo, y a menudo me pasan este tipo de cosas.

Dos días más tarde, Marta, al ver mi habitación de adolescente se partió de risa, le hizo gracia pensar que yo unos años atrás había sido un friki… y sin embargo, eso no hizo que su percepción sobre mi “yo” actual cambiara en absoluto.

Y date cuenta que lo de que yo estaba de visita y en realidad no vivía con mis padres podría haber sido mentira, pero habría dado igual.

Porque insisto, a Marta lo que le ponía de mí no era ni mi cara bonita (porque no la tengo), ni el lugar en el que vivía, ni el dinero que tenía… lo que le ponía de mí era cómo se sentía cuando estaba conmigo…

Y cómo se siente una mujer cuando está contigo viene determinado por tu ACTITUD y COMPORTAMIENTO.

Ahora la decisión es tuya, ¿quieres saber cuales son todos los rasgos, actitudes y comportamientos que harán que las mujeres siempre te perciban como un HOMBRE DE ESTATUS?

Entonces, haz click aquí-> https://www.comunidadredpill.com/libro/

Un abrazo!
Carlos Montoro

Top 3 artículos recomendados

37 comentarios en «Hombre de ESTATUS viviendo (y follando) en casa de sus padres ¿Puede ser?»

  1. Gran artículo! La verdad que siempre he tenido esa duda, ya que afortunada o desafortunadamente, esa es mi situación, yo siempre he pensado, porque lo he comprovado varias veces, que vivir en casa de los padres resta valor, aunque quizás sea que vivir independizado suma valor y da mas estatus.
    Un saludo!

    Responder
    • En un caso así, Carlos, lo mejor es que no comentes desde el principio que vives con tus padres. Y si ella te pregunta, puedes decirle la verdad, pero también debes dejarle muy claro que es una situación temporal, que estás mirando varias opciones y que tienes interesantes proyectos en mente (lo cual, también debería ser verdad).

      Obviamente también dependerá de cómo sea la chica, pero si lo haces así y te comportas de la manera correcta, verás que a muchas chicas les dará igual tu situación actual.

      Responder
    • Pues resulta que su tía vivía en Madrid y solía ir mucho con su madre a visitarla, así que nos vimos en Madrid todas las veces que vino.

      Allí ya pudo ver mi piso junto a la Gran Vía, el cual sí era de estatus, y todo encajó. Pero como decía en el artículo, el dinero y el piso daban igual. Si ella nunca hubiera visto mi piso de Madrid tampoco habría cambiado nada.

      Responder
      • Buenas Carlos. ¿Podrías indicarme por encima qué caracterizaba a ese «piso de estatus» en el que vivías? Según dices la zona era Gran Vía, ¿cuántos metros cuadrados tenía el piso aproximadamente? ¿Tenía algo más que le daba ese plus de estatus? Era compartido según comentabas en otros artículos ¿no? Un saludo y gracias de antemano.

        Responder
        • No era compartido, en esa época ya vivía solo.

          Era un ático duplex de 70 metros con un baño, una micro cocina, y dos habitaciones muy grandes, la de abajo era el salón y la de arriba el dormitorio. Vistas a la Gran Vía y todo nuevo/ reformado.

          No sé si ahora me dirás que con eso una súper modelo se parte de risa en mi cara, pero por si acaso, para alguien que estudia y se junta con gente que hay días que no sale porque no puede gastarse 5€ en dos cervezas, eso es estatus.

          Responder
  2. Hubo un artículo en el periódico 20 minutos que decía que el 82% de las mujeres españolas en una encuesta dijo que no saldría con un hombre en paro, ¿cómo encaja eso con el artículo?

    Responder
    • Es fácil, si tú le preguntas a una mujer si saldría con un hombre en paro, el 82% de las veces te dirá que no.

      Pero eso es porque lo único que saben de él es que está en paro.

      Si la pregunta fuera, ¿saldrías con un guaperas de 1’85 con pelazo y barbaza, que además está en paro? En ese caso, seguramente la respuesta sería otra, ¿verdad?

      Pues lo mismo ocurre con los hombres de estatus. En este caso, no se lo puedes preguntar, porque la mayoría de mujeres no han visto a un hombre de estatus que no sea rico en sus vidas. Al estar los hombres españoles adoctrinados por la sociedad para comportarse como perdedores, es raro ver alguno.

      Pero te aseguro que en el momento aparece un hombre que se comporta como un hombre de estatus, a muchas de ellas les va a resultar atractivo, a pesar de que en ese momento no tenga trabajo (pero sí lo estará buscando).

      Un autor norteamericano dijo algo que me pareció muy acertado. Las mujeres se sienten tan atraídas por los hombres de éxito como por los hombres que están camino al éxito.

      Y es cierto, un hombre que se comporta como un hombre de estatus es atractivo, y si no está teniendo éxito, va camino de ello.

      Responder
  3. Lo que más me ha gustado de la experiencia que compartes, y doy por sentado de que dentro del libro será igual, es que rompes con el mito de que creo que todos asociamos de primeras hombre de estatus con tío rico o famoso, y eso es un error que la sociedad nos ha hecho creer, y me gusta saber que uno puede trasmitir estatus sin tener que ser millonario o futbolista del Real Madrid, pero que si te comportas como uno y tienes una actitud correcta ella te va a tratar como trataría a un hombre con pasta o famoso, creo que esta es la clave de vuestro éxito, y el que consiga entenderlo le va a ir de maravilla.

    Responder
  4. Como curiosidad comentar que yo también tengo en mi habitación algunos pósters de la NBA de los 90, en particular uno de Hakeem Olajuwon en su etapa en Houston Rockets y otro que me regaló mi hermano mayor de Larry Bird que es más antiguo todavía.

    Sinceramente nunca pensé que ninguna chica pudiese verlos, pero me pongo como reto no quitarlos y siguiendo vuestros consejos traerme alguna a casa jajajaja

    Responder
  5. Perdona Carlos que te lo escriba por aquí, te conozco de vuestra etapa anterior, no voy a citar la ciudad de la que eres porque tu no lo has hecho en el artículo, pero creo que somos de la misma ciudad, ¿existe la posibilidad de que me mandes por privado la dirección de este sitio por horas? Que yo también vivo con la familia y creo que me podría sacar de algún apuro, muchas gracias!

    Responder
    • Lo mejor será que hagas una búsqueda en Google con las palabras «habitaciones por horas (nombre de tu ciudad)».

      No voy a recomendarte aquel, que la verdad, era un cuadrazo de sitio.

      Responder
  6. Buen artículo!, (como todos los que exponéis) , a mi me pasa todo lo contrario, cuando una chica me gusta y creo que yo tb a ella..me quedo como congelado..y al final se va pensando menudo gili…que no me dice nada..en fin.
    Hice un taller de seducción, pero el método utilizado no era para mi, aunque hay cosas que sí funcionan eso sí tengo que decirlo, otras como que no.
    Haber si puedo leer vuestro libro y aprender un poco.
    Un abrazo!

    Responder
    • Pues sí Jordi, lee nuestro libro y echa un vistazo a nuestro blog. Tiene toda la pinta de que nos acabas de descubrir y te lo prometo, lo que encontrarás aquí no tiene mucho que ver con lo que te hayan podido contar en aquel taller de seducción.

      Aquí encontrarás toda la verdad, aunque en ocasiones no sea fácil de digerir.

      Responder
  7. Wow! Brutal!

    Antes de nada, ya que nos podemos abrir un poco más, yo también voy a decir que he tenido sexo esta semana. xD. Gracias a la redpill por supuesto. Si fuera por el adoctrinamiento muero virgen. No me voy a cansar de repetir que la redpill es el único contenido de seducción real en el mundo real.

    Lo del estatus ha quedado claro. (Y aunque no da detalles el chaval, deja claro que es lo que viene en el nuevo libro así que perfecto.)

    Responder
    • Carlos, no sé de qué manera has leído el artículo para que hayas asumido que viene de un lector anónimo. Todo esto me sucedió a mí xD.

      Responder
  8. Me ha parecido muy interesante el artículo,yo mismo tenía la duda sobre este aspecto.Mi pregunta es,si la primera noche que estuvisteis juntos hubieseis ido directamente a tu casa,hubiera sido lo mismo?

    También otra pregunta dirigida tanto a Carlos como a David,y me parecería interesante saber qué haríais en esta situación.Para poneros en contexto,tengo 19 años.Tengo dos apartamentos en dos playas diferentes.Una de ellas,la Alcaidesa,suele estar bastante vacía de gente.El verano pasado fui un día a la piscina y había dos chicas de mi edad también (no había nadie más en la piscina).Me dio cosa ir a hablar con ellas a pesar de no haber nadie más así que me puse a tomar el sol.Vosotros qué hubierais hecho?
    Sin embargo ahí seguía yo tomando el sol cuando me quedé dormido.Cuando me desperté había pasado un buen rato y había más gente en la piscina.Me desperté y me iba a volver a casa cuando al salir,una chica ( que no conocía de nada) que estaba con su hermano pequeño me dijo:Adiós,jijiji
    De nuevo,qué hubierais hecho?
    Me arrepentí un poco en aquel momento.

    Responder
    • Sí, hubiese sido lo mismo. Y con esto no quiero decir que no haya chicas que le den mucha importancia al lugar en el que vives, claro que las hay. Y por otra parte, vivir solo es algo que te pone las cosas mucho más fáciles de entrada, esto también es cierto. Pero por mi experiencia, te diré que lo más importante de todo siempre va a ser tu actitud y comportamiento y si éstos son correctos, van a pasar muchas cosas buenas.

      Sobre tu segunda pregunta… Supongo que eres nuevo por aquí.

      ¿Qué habríamos hecho nosotros en esa situación? Pues absolutamente nada.

      No habríamos hecho nada porque tenemos comprobado que a las mujeres no les gusta nada que les aborden en frío hombres por los que no sienten atracción física a primera vista (y nosotros somos tíos físicamente muy promedio). Nuestra forma de ligar tiene que ser otra, lo tenemos muy asumido y eso no nos ha impedido compartir los últimos 4 años con chicas maravillosas.

      Eso sí, si tú eres atractivo y tienes buen cuerpo, perdiste una gran oportunidad. La próxima vez no te lo pienses ;)

      Responder
      • Sí pero por promedio entiendo precisamente eso,un chico físicamente normal y corriente.Puede que no le guste de entrada físicamente a muchas chicas pero a lo mejor a otras sí.
        Si vosotros veis que una chica os da señales de que le gustáis físicamente en persona,iríais a hablar con ella?

        Responder
        • Martillo, cuando eres un 5, no gustas a primera vista a ninguna chica, nunca… esto es así. Hay ya estudios de sobra que demuestran que las mujeres ven como físicamente poco atractivos al 80% de los hombres. Si quieres más información, tienes este artículo (el cual enlaza a diferentes estudios):

          https://www.comunidadredpill.com/asi-se-reparte-mercado-sexual-espana-la-libertad-sexual-ha-generado-una-desigualdad-brutal/

          Por suerte para los que no somos guapos, las mujeres no solo sienten atracción sexual por el físico, sino también por la personalidad (actitud, comportamiento). Pero para poder mostrar nuestra personalidad, la peor opción de todas es el abordaje en frío. Si quieres saber por qué, te recomiendo que leas nuestro eBook LA VERDAD, el cual tienes más arriba y puedes descargar de forma gratuita.

          Y si una chica te da señales de que le gustas físicamente, claro que debes ir a conocerla!
          Aquí tienes un ejemplo:
          https://www.comunidadredpill.com/la-ultima-discoteca-madrid-la-facil-ligar-aunque-no-seas-guaperas/

          Responder
          • Sí,he descubierto esta página hace poco y por lo que he leído habláis de cosas muy interesantes.
            Yo físicamente creo que no soy un 5 , le pregunté a varias chicas (unas 8 o así) y todas me dieron 6 o 7.Ninguna 5.
            Alguna vez veo que alguna chica me mira,por ejemplo un día iba por la calle y un grupo de 3 dijo así a modo de cuchicheo:que guapo,y varias risillas.Aunque no se si lo decían de verdad o en plan de burla😂😂.

          • Para saber si eres guapo o no, no debes preguntar (y mucho menos a tus amigas o conocidas), debes intentar ligar abordando en frío a desconocidas.

            Si eso te funciona, enhorabuena, eres un tío guapo ;)

  9. Una pregunta. Como afronta la seducción un hombre que está llegando a los 50 años. No lo digo por mí. Apenas tengo 24. Pero me imagino que un hombre a medida que se haga mayor tendrá que sí o sí mostrar cierta estabilidad económica para poder competir.

    Responder
    • Tampoco quiero que se malinterprete el mensaje del artículo, si un tío de 33 años está en paro y vive con sus padres DEBE estar trabajando activamente en cambiar su situación. En ningún momento estoy intentando transmitir lo contrario.

      La finalidad del articulo es aclarar por completo que estatus no es solo dinero y fama, sino que también es actitud y comportamiento.

      Y puedes ser un hombre de estatus que por circunstancias esté pasando un mal momento, pero también es imprescindible estar trabajando duro para cambiar eso. Un tío promedio o del montón que ni estudia ni trabaja ni hace nada para cambiar su situación, jamás será un hombre de estatus (y jamás será atractivo para ninguna mujer).

      Y a los 50 años sería lo mismo, con la diferencia de que a esa edad es mucho más fácil ligar con chicas de tu edad o algo más jóvenes (mujeres más receptivas, menos competencia, menos guaperas, menos hombres con buen nivel de habilidades sociales…).

      Responder
  10. Pero entonces Carlos ¿la edad no es un impedimento? es decir se que es una ventaja para nosotros pero llegara un momento que dejara de serlo ¿no?. ¿O en que momento crees que la seducción dejara de ser efectiva para nosotros ? ¿a los 60 años?.

    Un saludo y gracias. ;)

    Responder
    • La edad no es ningún impedimento a la hora de ligar, al contrario, a partir de los 35 años todo se vuelve más sencillo. Un hombre promedio o del montón de 60 años va a poder ligar con mujeres de su edad o 10 años más jóvenes fácilmente, siempre que se cuide y sepa cómo hacer que las cosas sucedan.

      El impedimento puede ser que no se le levante xD.

      Por supuesto, siempre hablo de ligar con mujeres de su edad o hasta 10 años más jóvenes, a partir de ahí ya la cosa se complica.

      Responder
  11. Hola Carlos y David . Me pareció genial el artículo y es justo lo que necesitaba . Tengo 30 años y aún vivo con mis padres. Y no es por ser mamon, es simplemente porque estoy esforzándome en tener mi casa propia. Pero siento que por mi edad esto es una desventaja, ya que resta valor ¿Crees tú que a pesar de mi situación pueda tener esperanzas actuando como un hombre de estatus, Tal cual como dice el artículo?
    Lamentablemente estoy muy lejos como para comprar el libro. 😖

    Responder
    • Puedes tener éxito si te comportas de la manera correcta, pero como decía más arriba, al mismo tiempo debes estar trabajando duro para cambiar esa situación.

      Y si sientes que la situación es muy muy mala, a lo mejor te conviene olvidarte de ligar durante un tiempo y concentrarte al 100% en conseguir un trabajo y un sueldo con el que poder vivir. Eso ya depende de ti.

      La cuestión es que seas sincero contigo mismo y que hagas lo que tengas que hacer (que es lo que haría un hombre de estatus).

      Responder
  12. Hola, yo he quedado con una chica a 20 minutos con el coche de mi casa. Si luego de la salida le propongo que conozca mi casa, ¿la llevo en mi coche y luego que vuelva en autobús? ¿O cada uno vamos en un coche y que me siga? Yo creo que lo ideal es que cada uno vaya en su coche así ella puede irse cuando quiera (no hay buena combinación de transporte público), pero cada uno en su coche a lo mejor se arrepiente y a mitad de camino pega la vuelta, ya que he perdido el contacto visual

    Responder
  13. Bueno, estando en agosto por la mañana a lo mejor no hay atasco y lo podría hacer

    Igual eso me parece blue pill ¿no? Si hago de chófer ella va a pensar que valgo menos y todas esas movidas femeninas

    Responder
    • Un pagafantas es el que hace de chófer y la lleva al centro para hacerle un favor.

      Si la acercas a su casa después del sexo porque no existe otra manera (no hay transporte público), desde luego que no es lo mismo…

      Responder
  14. Carlos, ¿Y la opción de llevarla al coche?
    Soy consciente de que es muy cutre y de hecho pocas posturas puedo hacer ahí pero lo cierto es que tengo comprobado que si a una chica le gustas mucho le importa una mierda hacerlo en un coche o en la esquina de una parada de autobús.
    Yo soy de Madrid y cuando voy al centro dejo el coche en Colonia Jardín. ¿Cómo recomendarías tras la cita, proponer ir al coche?
    Lo pregunto porque, en mi experiencia, las veces que lo he hecho han sido porque hemos quedado en otros sitios pero no en el centro, lo cual no es lo mismo salir del local e ir directamente al coche que coger el metro hasta él.

    Responder
    • Daniel, tú mismo lo dices. Si a ellas le has gustado muchísimo, como si lo hacéis a la intemperie. Da igual lo que digas o cómo lo propongas que ella va a decir que sí.

      Pero normalmente las cosas no serán tan sencillas.

      Por lo que yo, lo que te voy a recomendar es que al menos te gastes 15€ en una habitación por horas del centro. Que al menos tengas una cama con sábanas limpias recién puestas (te las darán al entrar).

      Será cutre, pero muchísimo menos cutre e incómodo que hacerlo en el coche.

      Responder

Deja un comentario

Cómo ligar con chicas españolas

Descarga Gratis LA VERDAD: Por qué parece tan complicado ligar con mujeres españolas (y por qué realmente NO lo es)