Hice un trío gracias a Carlos Montoro- (Te cuento cómo fue la cita)

De vez en cuando nos llegan emails de lectores que nos piden que contemos más historias personales, que es de lo que más les gusta del blog o de nuestros libros y que últimamente las estamos dejando de lado.

Y es verdad que la mayoría de veces nos centramos más en las estrategias y en las Red Pills y dejamos nuestras experiencias aparte, pero es que tenlo en cuenta, tal y como está avanzando la dictadura de la corrección política, hablar de sexo siendo un hombre se está poniendo cada día que pasa más complicado.

Si entras a la comunidad online de mujeres más grande de España, verás en portada varios artículos de chicas contando al detalle sus últimas folladas con guaperas de Tinder (incluyendo burlas y chistes sobre tamaños y pobre desempeño sexual), pero como a nosotros al contar que hemos follado usemos una expresión que pueda ser susceptible de ser manipulada o sacada de contexto, nos estamos jugando la vida.

Escribir este artículo va a ser como tratar de desactivar una bomba mientras voy cruzando a pie un campo de minas, pero como me apetece compartir contigo esta historia, voy a seguir adelante.

Hoy voy a contarte la primera vez que fui a una primera cita junto con Carlos Montoro, (y cómo acabamos montándonos un trío con ella).

Valencia, agosto de 2019…

Te pongo en situación, estábamos en Valencia, en el segundo turno del Summer Camp de este mismo año. La tarde del día anterior Carlos había estado compartiendo con mucho detalle la estrategia del perfil sexual mágico de Tinder con los asistentes, y yo al ver todas esas conversaciones sexuales de Tinder me vine un poco arriba y me descargué la app.

Quizás te sorprenda un poco que te diga que “me descargué Tinder”, ¿pero no lo tienes instalado ya? te preguntarás.

Pues no, no llevo Tinder siempre instalado porque eso ya no funciona.

Hemos comentado ya en un montón de ocasiones que para conseguir resultados en Tinder (si eres un tío promedio o del montón como nosotros) tienes que hackear su algoritmo sí o sí, para poder así tener opciones aprovechando los fallos de Matrix.

El caso es que me instalé Tinder y tuve un match con una chica que aparentemente era muy de nuestra liga pero que luego resultó que tenía un cuerpazo, vamos a llamarla María.

María era una chica valenciana que en su perfil ponía de manera muy clara que BUSCABA SEXO, decía que “si no quieres follar no me molestes”. Yo pensaba que era una troleada o un test, así que decidí hablarle diciéndole que podíamos tomarnos algo tranquilamente pero que yo no quería nada de sexo.

Ella se quedó en plan WTF?!! qué coño me está diciendo este colgao?

Intenté explicarle que estaba de broma pero rápidamente me di cuenta de que la que no estaba de broma era ella, María sí estaba buscando echar un polvo.

Y en este caso lo normal es que lo eche con un guaperas, porque no se echan polvos sin compromiso con tíos que no son top. De hecho, María en ese momento estaba ya barajando un montón de opciones (eso me dijo), y entonces a mí se me ocurrió ofrecerle una opción que casi seguro que nadie más iba a ofrecerle, a ver si saltaba la libre.

Y saltó xDD.

La propuesta de trío

Empezamos a hablar sobre fantasías sexuales, surgió el tema de los tríos, una cosa llevó a la otra y… finalmente fui directo con ella, le propuse un trío con un colega que también estaba en Valencia y le dije que podríamos vivir una experiencia muy chula los tres juntos.

Y no te voy a mentir, a María le entusiasmó la idea, tanto que dejó aparcados a un lado a todos los guaperas con los que estaba hablando para centrarse en nuestra conversación… pero lo malo fue también precisamente eso, que la idea le entusiasmó demasiado.

Parecía que María pensaba que se iba a hacer un trío con Brad Pitt y Leo DiCaprio, y no, los del trío iban a ser David Conde y Carlos Montoro xD.

Cuando ella aceptó la propuesta y vio que nosotros no nos íbamos a rajar, empezaron las objeciones.

Ella nos dijo que quería hacerlo, pero que le echaba un poco para atrás lo de quedar con dos desconocidos directamente para hacer un trío. Además, ni siquiera había visto la foto de Carlos (ni él tenía muchas ganas de enviársela).

Ahí le pasé el móvil a Carlos y él habló con ella. No trató de convencerla porque ella ya estaba convencida, lo que Carlos hizo fue hacer que ella se sintiera segura y con confianza para hacer lo que le apetecía hacer.

Le propuso que los tres nos viéramos en un bar y que si ella no se sentía cómoda después de una cerveza, cada uno se iría para su casa y sin problemas. Teniendo en cuenta que la mayoría de guaperas solo quedan a domicilio, a María esta idea le pareció fenomenal y así fue cómo quedamos.

Teníamos el tiempo que dura una cerveza para demostrar que, a pesar de no ser unos guaperas, sí éramos dos tíos de estatus.

La cita

Y por fin llegó el momento más interesante del día, la cita, que tampoco empezó demasiado bien, la verdad.

Yo no tenía la ropa adecuada para superar la primera impresión, recuerda que estábamos en verano con el caloruzo valeciano y la humedad. Menos mal que uno de los asistentes fue majete y me pudo dejar algo de ropa arreglada que traía en la maleta y que me dio mejor imagen.

Por suerte Carlos sí que iba perfecto, básicamente como viste siempre cuando la temperatura lo permite, camisa blanca con rayas azules, pantalón chino azul marino, cinturón y zapatos marrones a juego y el tupé recién hecho, una imagen de tío de estatus total.

Quedamos con ella a las 21:00 en el 100 montaditos que había a unos minutos de casa de Carlos.

Y lo primero que hizo Carlos fue una cosa que a mí no se me habría ocurrido y que me moló mucho, y es que como llegamos algo antes que ella, en vez de quedarnos en la puerta con cara de panolis esperando a que ella llegase y luego tener que entrar a pedir, lo que Carlos me propuso fue pedir ya las bebidas y esperarla sentados en una mesa de la terraza.

No es tontería, era mejor eso a que al llegar ella nos viese debajo de los focos de luz blanca que hay en la barra del 100 montaditos.

Quizás todavía sigas sin creértelo, pero cuando no eres un guaperas la oscuridad es tu mejor aliado, y aquella noche la terraza del 100 montaditos tenía una luz muy muy bajita. Una luz perfecta para superar la primera impresión.

Ella llegó a los pocos minutos y te aseguro que no le pasó desapercibido que ya estuviésemos sentados esperándola y con su cerveza ya en la mesa. Me gustó mucho este inicio porque ella venía un poco nerviosa, como con prisa por llegar tarde, y nos vio a los dos ya sentados muy tranquilos y cómodos.

María se sentó y empezó a hablar como si no hubiera mañana, seguía mostrando que estaba nerviosa, bebiendo de su cerveza a cada rato, hasta comentó que tenía la boca seca jejej.

Y como yo nunca había tenido una cita junto a Carlos (éste no fue nuestro primer trío, pero sí la primera vez que conocíamos juntos a una chica con la idea de hacer un trío), pensé que la mejor opción para no cagarla y meter la pata era mantenerme tranquilo y observar, haciendo alguna puntualización de vez en cuando.

Así que fue Carlos el que llevó el ritmo de la cita, para mí fue como ver un show desde la primera fila. Carlos estaba sentado en una silla frente a María y yo estaba al lado de los dos. Ahí había más tensión que en una partida de ajedrez entre Kárpov y Kaspárov.

Lo primero que percibí fue el lenguaje corporal, la diferencia entre posturas era brutal. Carlos estaba sentado normal, relajado, apoyando su espalda sobre el respaldo de la silla, hablando con voz pausada y sin elevar el todo, de vez en cuando cogiendo la cerveza para dar un trago, siempre de manera muy lenta y tranquila.

Mientras tanto, María estaba echada hacia adelante, con los brazos sobre la mesa, y sin dejar de coger su vaso de cerveza para llevarlo rápido a su boca y volverlo a dejar, una y otra vez.

La conversación empezó muy light, un poco de charleta trivial sobre de dónde éramos, si conocíamos la zona y alguna cosa más para empezar, y después ella quiso testearnos para ver si éramos hombres de estatus, nos preguntó a qué nos dedicábamos y ahí Carlos supo darle una importancia a nuestro trabajo online que dejaría al cofundador de Apple como un simple becario.

Y en realidad Carlos no dijo ninguna mentira, solo habló sobre su experiencia durante los últimos años en el campo de los negocios online, y allí estaba María, con los ojos como platos…

Después de escucharle y de hacerle mil preguntas sobre el trabajo (hasta le preguntó si sería capaz de vender online sus bragas usadas), María le dijo “Ahora entiendo que vistas tan bien… es lo primero que me ha llamado la atención al verte…”.

Todo estaba yendo tan bien que Carlos aprovechó para sacar el tema del sexo.

Resulta que María le había preguntado por Tinder si tenía alguna petición sobre el tema ropa y Carlos le dijo que sí, le dijo que viniese a la cita con un vestido de verano y sin ropa interior. Lo del vestido saltaba a la vista que lo había cumplido, pero lo otro no estaba claro todavía…

Carlos le preguntó y ella respondió que sí, que por supuesto ella había cumplido con su parte, y lo demostró. Yo estaba muy caliente ya y alucinando con lo bien que estaba yendo todo, y viendo a Carlos ahí en plan James Bond seductor, muy guapo todo jejej.

Cuando nuestros vasos ya estaban vacíos Carlos preguntó a María si le apetecía que nos tomáramos la segunda… y ella puso cara de no tenerlo muy claro, y luego Carlos apuntó, “me refiero a tomar la segunda en mi piso”, a lo que María respondió de manera clara y contundente: «SÍ SÍ, ESO SÍ«.

Nos levantamos y nos fuimos los tres caminando hacia casa de Carlos, a cumplir todas las fantasías de las que previamente habíamos hablado por Tinder.

Y la verdad es que lo pasamos muy bien, mucho mejor de lo esperado, es una pena que la dictadura de la corrección política no me permita darte detalles, pero hubo un par de momentos muy divertidos que seguro vamos a recordar durante mucho tiempo. María es una chica muy guay y si todo va bien volveremos a verla.

Y fue la primera vez que pude ver a Carlos en acción en una primera cita, y claro, no es lo mismo cuando haces las cosas tú mismo o cuando te lo cuentan, que verlas delante de tus narices.

Aquel día fue para mí como un First Dates en vivo y en directo pero bien hecho, con Carlos haciéndolo todo perfecto pude apreciar en tercera persona cómo gracias a una actitud y comportamientos correctos (o de estatus), un hombre de físico promedio o del montón puede ligar incluso en 2019.

De hecho, después de haberlo visto todo así en primera fila, lo que me extrañaría es que un hombre que hiciera las cosas de esta manera no ligara.

¡Un abrazo!
David Conde
Autor del libro Cómo ser un HOMBRE DE ESTATUS

Top 3 artículos recomendados

20 comentarios en «Hice un trío gracias a Carlos Montoro- (Te cuento cómo fue la cita)»

  1. Voy a mirar de escribir de la mejor manera posible, espero pasar la censura.

    A mi no me gustan los tríos -2 hombres / 1 mujer- ni las orgías.

    a) Yo respeto que cada uno tenga los gustos sexuales que quiera. Para mi el sexo es un acto íntimo entre mi pareja y yo, no me gusta la presencia de un tercero (y menos si es un hombre).

    b) Creo que hoy en día las relaciones sexuales en grupo son altamente peligrosas (sobretodo si hay muchos hombres). Basta con ver los casos más mediáticos como ese que estuvo a diario en todas las televisiones durante dos años, igual lo que empezó como una orgía acabó como acabó.

    Pero respeto plenamente que cada uno disfrute del sexo como quiera.

    Responder
    • Normalmente si tratas con respeto a la otra persona y luego guardas las conversaciones de Whatsapp es casi imposible que pase algo malo ;)

      Responder
    • No sé Gonzalo es algo también un poco personal, yo es que con Carlos tengo ya mucha confianza de años y de muchas andanzas y no me siento incómodo si esta teniendo sexo con una mujer delante mío o viceversa, y sí, lo pasamos muy bien con ella y ella con nosotros, pero entre nosotros no hicimos nada no vayas a pensar mal xDD

      Responder
  2. hola me gustaria que me pasaran el link donde dices que las mujeres cuentas sus experiencias sexuales no lo encuentro :(

    Responder
    • Juan Carlos no podemos enlazar a otras páginas y menos a páginas de este tipo pero te prometo que si buscas Google van a ser muy fáciles de encontrar porque algunos de ellas tienen millones de visitas al mes ;)

      Responder
    • La serie que se ve la escena es de la serie Californication, una serie que esta genial por cierto te recomiendo verla si tienes ocasión ;)

      Responder
      • Muchas gracias! Por cierto David, sólo hay una cosa con la que no estoy de acuerdo contigo, y es cuando dices que te consideras un chico promedio/bajo(4,5) . Te he visto en YouTube, y no estoy de acuerdo, a modod objetivo se podria decir que eres un 6,7 perfectamente. Un enorme abrazo sois unos cracks.

        Responder
        • Bueno Sergio tu que me ves con buenos ojos jajajaj cualquier video que hayas visto en youtube mío puede ser de hace 8 o 9 años y el tiempo no pasa en balde para todos ;)

          Responder
    • Pues sí Vito Beta tienes razón pero en el año 2019 casi en el 2020 eso iría en contra de las normas que nos ha puesto la dictadura de la corrección política y no se puede hacer…

      Responder
  3. ¡¡Jojo súper historia!! ¿Cuántas veces habrá hecho Carlos la primera cita en los últimos 2 años? La repetición es la clave para alcanzar la perfección!

    Responder
  4. «Lo primero que percibí fue el lenguaje corporal, la diferencia entre posturas era brutal. Carlos estaba sentado normal, relajado, apoyando su espalda sobre el respaldo de la silla, hablando con voz pausada y sin elevar el todo, de vez en cuando cogiendo la cerveza para dar un trago, siempre de manera muy lenta y tranquila»
    Brutal, sin duda me quedo con esto (y con su vestimenta). Luego curiosamente es algo que cuesta hacer cuando estás en la práctica. Me suele pasar tanto en citas como en círculos sociales que acabo inclinándome hacia adelante de la silla y cosas así. Sin duda Carlos M es un maestro del lenguaje corporal.

    Responder
    • Maestro maestro… ya sabes que cuando estoy de pie a veces se me van las manos a los bolsillos. Así que maestro tampoco, :)

      Responder
  5. Buenas desde que descubrí el blog estoy enganchado a él y como bien has apuntado al inicio del artículo, lo mejor son vuestras anécdotas personales, pero como tú dices, hoy en día hay mucha corrección politica.
    La pregunta que me hago yo es… No podríais sacar un libro en versión digital tipo eBook contando vuestras historias personales, en plan solo para vender en esta página, nada en plan comercial y que no OS costara mucho dinero la edición, no sé, algo sencillo escrito en PDF mismo que vendáis por separado o incluso como extra para quien compre alguno de vuestros libros. Ahí dejo la idea. Enhorabuena por el gran trabajo del blog.

    Responder
    • Hola Rubén, muchas gracias por tu comentario. La verdad es que estamos pensando en hacer algo, pero todavía no sabemos cómo enfocarlo para tener la menor cantidad de problemas posibles en esta dictadura en la que vivimos.

      Iremos informando ;)

      Responder
  6. Jamás he leído en el perfil de alguna mujer de Badoo, Lovoo, Tinder, Meetic o Pof eso de que busca sexo o solo busca follar. En fin, cosa de vivir en un pueblo, es lo que hay.

    Responder
    • En Madrid, Barcelona y Valencia hay unas cuantas, y también son las chicas más difíciles con las que ligar. Si esta vez nos salió bien la cosa fue por la oferta tan «especial» que le hizo David. Pero en condiciones normales, habría sido imposible ligar con ella.

      Responder

Deja un comentario

Cómo ligar con chicas españolas

Descarga Gratis LA VERDAD: Por qué parece tan complicado ligar con mujeres españolas (y por qué realmente NO lo es)