¿En qué liga juegas? ¿Eres un 4, un 6 o un 7?- Por fin hablamos claro sobre cómo funcionan las ligas

Este ha sido el artículo más votado del mes por los miembros de CRP Premium, y no me extraña, ya hacía años que en los comentarios de los artículos muchos lectores nos lo estaban pidiendo.

Saber en qué liga juegas, seas hombre o mujer, es básico para poder sacarle el máximo partido posible al mercado sexual. Y por si eres nuevo por aquí y no sabes de qué estamos hablando, te aclaro que cuando hablamos de ligas, nos referimos única y exclusivamente a tu atractivo físico.

Y es que, por mucho que los gurús Blue Pill de la seducción digan misa, tu atractivo físico es lo más importante a la hora de ligar. Es tu atractivo físico el que determina en qué liga juegas, y si eres consciente de cuál es tu liga y aprendes a hacer que las cosas sucedan, ligar con mujeres de tu mismo nivel se vuelve muy fácil.

Y no solo eso, sino que además, ser consciente de cuál es tu liga también hace que entiendas cuánto debes trabajar para conseguir ligar con el tipo de mujer que te gusta, porque sí, se puede ascender de liga (y también descender, claro). Todo depende de lo que estés dispuesto a trabajar en ti mismo.

¿Te gustaría saber si eres un 4, un 6, un 7 o un 8?

¿Te gustaría saber cuál es tu liga y a qué aspiras en el mercado sexual en el que vivimos?

Con los indicadores y consejos que voy a compartir contigo en este artículo, te aseguro que a partir de ahora no vas a tener problemas a la hora de saber cuál es tu puntuación en el mercado sexual y a qué deberías aspirar.

Así que, sigue leyendo, que vamos a empezar por el principio…

Este contenido está disponible únicamente para los miembros de CRP PREMIUM. Si ya eres miembro, puedes identificarte desde aquí, o si todavía no lo eres, puedes hacerte miembro desde aquí.


¡Un saludo!
Carlos Montoro
Autor del libro Cómo ser un HOMBRE DE ESTATUS

Top 3 artículos recomendados

Cómo ligar con chicas españolas

Descarga Gratis LA VERDAD: Por qué parece tan complicado ligar con mujeres españolas (y por qué realmente NO lo es)