Qué hacer cuando ella deja de responder a tus mensajes de Tinder o WhatsApp (2 tácticas)

A lo largo de los años hemos recibido incontables emails de hombres preguntándonos por qué la mujer con la que estaban hablando por Tinder o WhatsApp dejó de responderles, cuáles fueron los errores que les llevaron a esa situación o qué es lo que deberían hacer para retomar la interacción.

Si alguna vez has tenido estas dudas, este artículo es para ti.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que es imposible saber los motivos por los que una mujer dejó de responderte. Sí, es posible que cometieras algunos errores, pero hay otros mil factores que pueden afectarte y que no puedes controlar.

Quizás le surgió algo importante mientras estabais hablando (trabajo, estudios, familia…), quizás le llamó su ex novio y quedó con él, quizás ella perdió su móvil o quizás simplemente le entró un guaperas en Tinder y lo dejó todo por conseguir sexo rápido con él.

No lo podemos saber, así que lo mejor que podemos hacer en estos casos es ni preocuparnos.

Ahora eso sí, en el momento ella deja de responder, tú automáticamente debes de parar de enviar mensajes. Ni se te ocurra enviarle los típicos “eooooo”, “estás ahí???”, “gracias por ignorarme”, “estás viva???”…

Si le envías cualquiera de estas mierdas, lo que estás haciendo es mostrar necesidad y desesperación, lo cual hará que ella te descarte por completo.

Entonces, ¿qué deberías hacer? Voy a darte dos tácticas.

La perseverancia juguetona de Bobby Rio

Aprendí el concepto de perseverancia juguetona gracias a uno de los libros del seductor Bobby Rio y siempre me ha dado muy buenos resultados. A continuación voy a hacerte un resumen del funcionamiento de esta táctica adaptándola a los nuevos tiempos.

En primer lugar, si ella deja de responder, debes abandonar la conversación hasta el día siguiente. Y yo te recomendaría que cuando le volvieras a escribir lo hicieras a partir de las 20.00h, que es cuando todos estamos más disponibles (y con más ganas de ligar por Tinder o WhatsApp).

¿Y por qué esperar hasta el día siguiente y no unos días más?

Pues porque estamos viviendo en la era de las apps para ligar online e Instagram, y en una época como ésta las ventanas de oportunidad se abren y cierran muy rápido.

En segundo lugar, cuando le vuelvas a escribir es muy importante que no menciones el hecho de que ella te dejara colgado el día anterior. Nada de “Qué te pasó ayer que me dejaste tirado a mitad de la conversación?… Te pasó algo?”. Si muestras que te quedaste jodido o preocupado por si le pasó algo o simplemente pasó de ti, lo que estás haciendo es volver a mostrar desesperación, y ya sabes que eso es RIP.

Lo que debes enviarle es cualquier mensaje con el que puedas despertar en ella una emoción positiva. Por ejemplo puedes decirle algo como:

Sabes? Ya han puesto los nuevos cafés de Halloween en Starbucks, tienen uno de calabaza picante que es… (emojis de calabazas y fuegos)”.

Estoy en clase de salsa y una señora no para de acosarme… Qué me recomiendas que haga? (emojis de la flamenca y de la cara con la gota)”.

O si estás en Tinder puedes mirar la lista de gif’s animados e inventarte un mensaje gracioso que vaya acompañado de uno de ellos. O si estás en WhatsApp puedes enviarle una foto de algo interesante o curioso que hayas visto por la calle junto a un mensaje comentándolo.

Ser divertido es la mejor forma de reenganchar a una mujer que por cualquier motivo dejó de responderte. Si consigues hacer que ella sonría con tus primeros mensajes será mucho más fácil conseguir una cita con ella. Y no será tan difícil, piensa que el 99% de los tíos todavía envía el clásico “hola, qué tal?”.

En tercer lugar, debes proponer una cita. Puedes decirle algo como “ahora tengo que salir a cenar (o a lo que sea), pero tenemos que continuar esta conversación en otro momento, ¿cuándo estás disponible para unas cervezas?”.

Y ya está. Si ella dice un día que te cuadra, cierra la cita. Si te dice que no está libre para unas cervezas porque tiene las tardes/noches ocupadas, pero que sí que tiene libre una mañana para un café, entonces debes ser tú el que le diga que estás ocupado. Un café a media mañana no te va a llevar a NADA (a no ser, claro, que seas un guaperas, pero si lo fueras ella ya habría quedado contigo).

En cuarto lugar, si todavía no has conseguido una cita con ella porque durante esa semana tenía mucho lío, será el momento de poner en práctica la verdadera perseverancia juguetona. Lo que debes hacer es esperar 7 días y volver a realizar el mismo proceso, y repetirlo en bucle hasta el final (cada 7 o 14 días).

Según Bobby Rio esto solo tiene dos finales posibles, 1. Que ella te acabe bloqueando o 2. Que eventualmente acabe saliendo contigo.

Lo más probable es que acabe ocurriendo la opción 2, y si luego en la cita haces las cosas de la manera correcta, ya sabes cuál será el desenlace.

¿Y por qué funciona?

Funciona porque en ningún momento te estás mostrando necesitado o desesperado. Si le escribes una vez a la semana o cada dos semanas y siempre lo haces de manera positiva (o sea, muestras que no te afecta nada el que ella no responda a tus mensaje o el que no tenga tiempo para quedar), lo que muestras es que te interesa pero que no te obsesiona. En algunas páginas llaman a esta táctica la perseverancia alfa y muchas mujeres, al ver esta actitud, cambiarán de idea y querrán tener una cita contigo.

La proposición directa o el todo o nada

Esta es una táctica que leí en un foro hace unos años y que, para mi sorpresa, me ofreció grandes resultados. Es mucho más arriesgada, rápida y directa que la perseverancia juguetona, pero a cambio, te da la posibilidad de obtener citas sin tener que esforzarte en el chat para conseguirlas.

La teoría es fácil y solo tiene un paso. Si estás hablando con una chica de Tinder y en un momento dado ella deja de responder. Debes esperar y al día siguiente enviarle esto:

«Long shot – I think you’re cute and I wanna take you out for a drink. What’s your WhatsApp?»

Ese es el mensaje original en inglés. Para usarlo en España yo no lo traduciría literalmente por motivos culturales. Lo que haría sería enviar lo siguiente:

María, me ha gustado lo que he visto en tu perfil y creo que deberíamos darnos la oportunidad de salir a tomar algo tranquilamente, conocernos y compartir unas sonrisas. Cuál es tu WhatsApp?

Y ya está.

Por la experiencia que tengo, la mayoría de veces las chicas no responderán o incluso te bloquearán, lo cual está genial porque así no perderás el tiempo con ellas. Pero lo bueno es que las pocas que respondan lo harán muy abiertas a tener una cita contigo sin la necesidad de tener que chatear mucho más.

¿Y por qué funciona?

Funciona porque cada día que pasa Tinder es más absurdo. Por un lado están los guaperas que cada día que pasa son más vagos y ya muchos de ellos solo quieren quedar directamente para follar, nada de tomar algo antes. Y por el otro está el resto de los tíos, que rara vez tienen un match y cuando lo tienen ni se atreven a pedir una cita. Al final lo que pasa es que hay un montón de chicas que quieren salir a tomar algo con un chico y no tienen con quién.

Por eso, si le envías este mensaje en el momento adecuado, tendrás una oportunidad.

Además, tengo que confesarte que me encanta esta táctica porque gracias a ella conocí a una de las chicas que más me han gustado en mi vida. Una holandesa de 19 años que pasó un cuatrimestre en Madrid. La conocí a los dos o tres días de llegar y tuvimos una relación abierta hasta el día que se fue.

Estuve a punto de borrar su conversación de Tinder porque pensé que después de que me dejara de responder ya no habría nada que hacer, pero decidí enviar este mensaje… y compartimos cuatro meses increíbles.

Conclusión

Cualquiera de estas tácticas te servirá para retomar conversaciones de Tinder o WhatsApp que parecían muertas y lo más importante, para conseguir citas. Pero ten en cuenta que son diferentes.

Si la chica te gusta especialmente yo lo que te recomendaría es que utilizaras la perseverancia juguetona de Bobby Rio, y más todavía si ya tienes su WhatsApp. Es una táctica que me ha dado muy buenos resultados y que funciona bien tanto si ya la conoces personalmente como si no.

La proposición directa en cambio es un último recurso, un todo o nada. Por eso te recomiendo que la uses con todas aquellas chicas de Tinder con las que parece que ya has perdido todas tus opciones. Quizás te funcione en un porcentaje bajo de ocasiones, pero en las pocas que te funcione, piensa que serán citas que no podrías haber conseguido de ninguna otra manera.

En cualquier caso, hagas lo que hagas al final acabaras teniendo citas y en tus citas será imprescindible que hagas que ella sienta ATRACCIÓN por ti.

Pero si no sabes cómo hacer que una mujer se sienta atraída por ti y desee tener sexo contigo, no te preocupes, porque en mi nuevo libro te explico cómo hacerlo. Se titula:

Cómo ser un HOMBRE DE ESTATUS.

Y te lo adelanto ya, lo que te cuento en él no tiene nada que ver ni con ser famoso si con el dinero, sino con cómo atraer mujeres gracias a tu COMPORTAMIENTO.

Carlos Montoro
Autor del libro Cómo ser un HOMBRE DE ESTATUS.

Top 3 artículos recomendados

22 comentarios en «Qué hacer cuando ella deja de responder a tus mensajes de Tinder o WhatsApp (2 tácticas)»

  1. Sino te responde nunca escribir un segundo mensaje,y se responde dejala en leído la contestas mas tardé eso hará qué entré en shock y se rayara y eso juega en tu favor porque su mente no dejará de pensar en ti

    Responder
    • O cuando estés hablando con ella, despídete de repente porque te ha surgido algo urgente y dile que en un rato le escribes… pero luego no le escribes hasta el día siguiente.

      Así funciona el juego ;)

      Responder
  2. Muy bueno este artículo, Carlos. En CLPI es que es increíble todos los consejos que dais sobre esto. Y sí, el material de Bobby Rio es una pasada también lo único que en Estados Unidos es algo diferente a España.

    Y estoy muy de acuerdo con todas las cosas que exponéis. Para mí sois los mejores del mundo. Yo mismo puedo contaros una experiencia, que he conocido a dos tipos de chicos diferentes. Los dos tenían en común que eran unos feacos. La diferencia es que uno seguía virgen con 23, y el otro tenía sexo como mínimo una vez al mes.
    Mientras uno mostraba constantemente a todo el mundo su desesperación, sus ganas de encontrar a una chica especial, no tenía nada de habilidades sociales ni mucha vida social atractiva, hacía cosas de «friki» y mandaba cientos de mensajes aburridos y desesperados en páginas para ligar (Que le contestaban 1 de cada 200) … el otro chico salía de fiesta con los colegas todos los findes, bien vestido y arreglado, con un grupo de chavales que eran prácticamente los reyes de la fiesta, con una vida muchísimo más atractiva, mentalidad de abundancia, y sobre todo con muchísima labia y habilidades sociales.

    Así que en resumen lo que decís es totalmente cierto. Da igual si un chico es un feaco, que si sabe comportarse, hacer las cosas bien, tiene un estilo de vida atractivo, y por supuesto no muestra desesperación, va a tener las mismas oportunidades que un guaperas de 10. (Aunque se lo tiene que currar más, eso por supuesto.)

    Yo diría incluso que el hecho de no mostrar nada de desesperación y en su lugar mostrar una actitud de abundancia, y de «me gustas y hablo contigo porque quiero, pero si me rechazas puedo irme perfectamente con otra sin problema» es probablemente lo más importante que puedas hacer si no eres un guaperas.

    Responder
    • Gracias Carlos.

      Y sobre todo lo que has dicho, yo añadiría que si no eres un guaperas otra cosa muy importante es saber qué es lo que puedes hacer y qué no. Porque sí, todos podemos conseguir lo que queramos, pero no todos podemos conseguirlo de todas las formas posibles.

      A mí por ejemplo no me vas a ver abordando a una chica en medio de la calle en la vida. Bueno, no en España, fuera ya es otra cosa :)

      Responder
      • Tienes razón, Carlos. Estoy de acuerdo contigo, pero quería comentarte una cosa. A mí personalmente no me gusta tampoco el daygame ni me fio mucho de tu competencia. (Creo que ya sabeis a que persona nos referimos cuando os decimos la palabra competencia jajaja) el cual se preocupa más de tener el cutis perfecto que otra cosa, como decían en un comentario jaja.
        Pero sí que es verdad que el daygame es una forma de salir de tu zona de comodidad y de enfrentarte a un miedo y es un ejercicio que te puede ayudar a superar ansiedad social al abordar a personas desconocidas. (En el libro de Seducción Elite también se comenta que después de abordar a 150 mujeres vas a superar bastante tu miedo de socializar)
        Y siendo un chico joven que no soy ni mucho menos feo (Aunque tampoco soy Ashton Kutcher jajaja) y mido casi 190 podría intentar el daygame aunque sea solo por curiosidad. (Por cierto el consejo de tener una barba cerrada me favorece mucho. Muchas gracias :))

        Yo siempre tengo claro una cosa muy importante: Que alguien me rechace no tiene que ver absolutamente nada con mi valor como persona. Si se diese el caso de que me rechazan brutalmente, el problema no es mío. Yo tengo un físico de 6-7, si ellas me ven como un craco o un hielacoños… el problema es de la sociedad que han creado los «huelebragas» del instagram jajajajaja.
        Si tan solo hubiese sabido que existía el daygame en 2009…… lástima.

        Responder
        • Sí Carlos, escribimos nuestro primer libro en 2011 cuando esto era otro mundo. Muchas cosas de las que dijimos entonces han quedado desfasadas.

          Ahora nos encontramos con chicos poco agraciados físicamente que llevan 2 años saliendo a la calle a hacer daygame y después de cientos de abordajes no han conseguido NADA y se sienten hundidos. Y sí, salir de tu zona de confort está muy bien, pero salir a que te rechacen TODAS las veces lo que hace es hundirte. Si eres un tío físicamente del montón tienes que hacer las cosas de otra manera.

          Ahora que si tú eres joven, mides 1,90 y tienes barba… no sé cómo no te has lanzado ya a la calle!

          Nosotros en nuestros talleres presenciales siempre aconsejamos no hacer daygame, pero porque siempre suelen venir chicos físicamente del montón como nosotros. El año pasado vino un guaperillas que era algo tímido y literalmente le tuve que obligar a abordar a chicas por la calle porque estaba acojonado. Le dije que con su aspecto no necesitaba nada más, ¿y sabes qué pasó? Que todas las chicas que abordó le respondieron con una gran sonrisa y dándole su teléfono.

          Cuando eres guapo e inseguro, la forma más rápida de ganar confianza en ti mismo es hacer daygame y ver cómo reaccionan las mujeres a tu abordaje.

          Responder
          • Muchas gracias por tu consejo, Carlos! Es que es eso, la timidez mata muchísimas oportunidades. Yo tengo que reconocerlo aunque no me guste. He sido demasiado tímido e inseguro. Muchas veces que pienso en acercarme a una chica por la calle o en una discoteca se me acelera el corazón de una manera increíble, y la única vez en mi vida que recuerdo hablarle a una chica desconocida que fue en un gimnasio, la cual me respondió bien y con sonrisas, (no me hizo nada malo jaja) yo mismo quería que acabase la conversación porque estaba acojonado y literalmente se me puso el corazón tan acelerado que después tuve que sentarme un rato jajaja.
            Me vas a tener que obligar a mí también a hacer daygame jajaja.

            Entre la timidez y los pensamientos que tenía de que la belleza femenina era divina y que ni el hombre más guapo del mundo se podía comparar a una mujer… Esas dos cosas han matado mi juego. Y estoy trabajando muy duro en mi juego interno!

            Recuerdo con un amigo guapo y elegante con el que estaba en Madrid Río y pasaron dos chicas y le dije que eran demasiado guapas. Él me dijo «Si tu quisieras en media hora hablando con ellas te estarías besando.» Y yo le contesté: «Mírala, si una mano suya vale más que nosotros dos juntos.» Jajajaja.
            Os lo prometo que cambiaré mi actitud!

            Muchas gracias crack! Seguir con este proyecto que es una maravilla!

  3. Eres un grande, no cabe duda que gracias ti Carlos me cambió la vida, recuerdo cuando hace más de un año leía tus historias como algo imposible, cosas que sólo podían hacer los súper héroes y hoy en día puedo hacer y disfruto con ello.

    Te mandó un abrazo, y espero algún día verte en acción, ver en viva imagen esas fabulosas historias que leía hace 2 años.

    PD: espero que pronto publiquéis un nuevo libro que me tenéis en ascuas…

    Responder
  4. Me quito el sombrero, cada día que entro a esta web encuentro algo nuevo, congruente, bien explicado. No más de lo mismo que se ha destilado en otros proyectos estos últimos años. Sois el soplo de aire fresco que los hombres promedio en España necesitaban.

    Responder
    • Nuestra intención es aportar algo nuevo todos los días. Y sí, hay cosas que no han cambiado y pueden ser repetidas si ya llevas años en esto, pero también hay que tener en cuenta que hoy en día los hombres necesitan más ayuda que nunca. Así que esperamos que poco a poco muchos de ellos nos vayan descubriendo.

      Responder
    • Muy cierto

      Prefiero leer aqui 500 palabras en 3 minutos explicando un concepto de forma concreta y ordenada (y facil de revisar al estar en version escrita) que tragarme un video de 15 minutos de la competencia (donde parece que el autor esta cada vez mas pendiente de mejorar la iluminacion y de mostrar un cutis y unos dientes perfectos que de transmitir informacion clara y precisa y resumida)

      Responder
    • Hombre Luigi! Gracias por el comentario. Me alegro mucho de verte por aquí.

      Veo tus vídeos y me encanta cuando empiezas a contar verdades :)

      Responder
  5. ¿Y si no te deja de hablar pero empieza a propósito a apagar la conversación con menos frases y siendo más seca? ¿Se hace igual, dejando de responder y volviéndolo a hacer al día siguiente o cómo?
    ¡Gracias!

    Responder
    • Pues sí Dani, si ella empieza a responder con monosílabos, lo mejor es dejarlo estar y si se tiene especial interés, intentarlo en otro momento.

      Pero nada de «bueno, parece que hoy no estás muy habladora…». Simplemente abandonas la conversación porque te estás aburriendo.

      Responder
  6. Estaba hablando con una chica americana en inglés y luego de hablar una hora o así, le pedí el número y no me contestó más.

    ¿Crees que hice mal en pedirle el número tan rápido?

    Responder
    • No, es posible que hicieras algo mal, pero desde luego, el error no fue pedirle el número «rápido» (porque no fue rápido).

      Pero también es posible que no hicieras nada mal, que ella no tuviera ningún interés en ti y que ella solo estuviera buscando a alguien que la entretuviera durante un momento de aburrimiento.

      Responder
  7. Esta bien, calcular unos tiempos concretos, dejar la conversación y no continuarla hasta dias despues, pero esto será asi siempre y cuando a la chica le llames un poco fisicamente.

    Por cierto que en este aspecto Bumble gana a Tinder, te tienen que abrir primero y no tienes que lanzar un abridor, si no te habla es que no hay interes inicial y eso que te ahorras.

    Te queria comentar un caso Carlos, en el exp2 del promedio-bajo (por la discapacidad no por lo demas)
    https://www.diariodesevilla.es/2017/11/20/entrevistas/Luchar-dia-medio-lleno-vacio_1192691059_75015811_667x375.jpg

    El caso es que estuve hablando con una chica de Marbella, muy tipica de familia afincada en Marbella, el caso que todo iba correcto y me dijo que la semana posterior iba a pedir unos dias para venir (queria ver si iba a ser cierto) y un dia
    antes dice que no puede que le han dicho que no puede cambiar el turno y entonces le dije que: ok, que cuando pudiera venir que me dijera algo ;)
    y se pillo un mosqueo que si no veia interes y tal… pero yo creo que es un NEXT de libro.

    Como lo ves.

    Responder
    • Veo que la chica había perdido el interés y que, además, quería hacerte ver que si no os vais a ver nunca es por culpa tuya y no suya.

      Responder

Deja un comentario

Cómo ligar con chicas españolas

Descarga Gratis LA VERDAD: Por qué parece tan complicado ligar con mujeres españolas (y por qué realmente NO lo es)